“La RSE está dentro de una racionalidad estratégica”

7 de junio de 2017

Tal como se había anunciado, anoche tuvo lugar la tercera de las charlas enmarcadas dentro del ciclo denominado “El desafío urgente de proteger nuestra casa común”, organizado por el Instituto para el Desarrollo Sustentable junto a otras organizaciones de la sociedad civil local.
En esta ocasión el escenario elegido fue el Salón de Usos Múltiples del Centro Comercial, donde se desarrollaron el tercero y el cuarto capítulo de la encíclica Laudato Si, del Papa Francisco, en tanto que también se presentó el concepto de Responsabilidad Social Empresaria.
Uno de los invitados para la ocasión fue Federico Viola, doctor en Filosofía y actual investigador del CONICET, quien expuso sobre la “Responsabilidad social, sus formas, sus límites y su fundamento”. Según manifestó el profesional, fue la primera vez que estuvo en Rafaela dando una charla, considerando a su vez que “no hace mucho que estoy en el país activamente, ya que volví hace un año de mis trabajos de estudio en Alemania, con lo cual me estoy reintegrando en el medio y en la región”. Viola además, dijo que fue “una suerte y un honor” que lo invitaran para compartir “algunas ideas y conversar con la gente de Rafaela, sobre todo de estos temas tan actuales como la Responsabilidad Social pero desde una mirada más humana que nos constituye”.

 

Cambiar la lógica

 

Si bien el Investigador admitió “no ser un especialista en Responsabilidad Social Empresarial”, sí aseguró que “en estos tiempos una de sus nociones tradicionales vigentes tiene que ver con la idea de seguir unas determinadas reglas y normativas, pero en el orden de maximizar las ganancias de la empresa. Es decir, está dentro de una cierta racionalidad estratégica”, criticó.
Para apoyar su postura, Viola mencionó un ejemplo: “es muy común que las empresas pongan un ‘sello’ en sus productos donde dice que han cumplido con ciertas normas éticas para la producción de un determinado producto, y esto genera que la gente compre más ese producto. Al fin y al cabo, la ética termina siendo un buen negocio”, sentenció. “En Argentina van llegando de a poco estos modelos que se copian del norte del continente o de Europa, y a mí me interesa cuestionar esta idea -de hecho lo hizo durante su exposición de anoche- para arribar a un concepto de Responsabilidad Social donde no solo se persiga un interés propio de las empresas sino que también uno más social, donde no todo es rédito”, agregó el profesional en el mismo orden.

 

Una esperanza

 

Más allá de este panorama, el Doctor en Filosofía estimó que hay indicios de una mejora en el mundo empresarial actual.
“Hoy en día empieza a haber algunos casos de empresas que cambian su lógica, “sobre todo después de la crisis financiera mundial del 2008”, o para tomar un caso más actual la crisis del Lava Jato “que se está destapando en Brasil y que afecta a toda la región sudamericana y otros puntos del mundo”.
“Este tipo de crisis profundas en las empresas cuestionan el rol empresarial y empiezan a surgir nuevas formas de entender la economía”, completó.

Leave a Reply

(required)

(required)