“El objetivo es poder lograr que Rafaela sea una ciudad sustentable”

10 de abril de 2017

La directora del Instituto para el Desarrollo Sustentable (IDS), María Paz Caruso dialogó con este Diario CASTELLANOS al cumplirse un año de la creación del área que coordina, destacando los logros y planteando los desafíos que hay por delante.
Caruso consideró que lo ambiental se fue instalando de a poco en la ciudad. “El Programa Rafaela Más Sustentable fue la base, y nos hizo empezar a trabajar en la ciudad la temática ambiental más allá de la gestión de residuos, y siempre potenciando y sumando tecnología e innovación”, comenzó. “El Instituto vino a ser una figura que le dio más fuerza a esto y se instaló en la cabeza de todos, desde los miembros del Consejo Ambiental hasta del vecino”.
En este sentido, consideró que la creación del IDS implicó también mayor acercamiento de la gente hacia la gestión ambiental: “nos llaman, nos preguntan, participan, se sienten parte y esto también tiene que ver con estas instituciones que son multiplicadoras del mensaje del IDS”.

Los ejes y la transversalidad

Según planteó, el marco de la normativa de creación del Instituto ya plantea el tema de la articulación con otros sectores de la ciudad y la participación ciudadana, “que se ven reflejados en lo que es la Ordenanza de colectores solares, y en el proyecto de Ordenanza de grandes generadores”, este último recientemente presentado en el Concejo para su tratamiento.
A su vez, remarcó la manera en que el IDS puede lograr transversalidad a nivel interno del Municipio. “Dentro de las líneas de acción, en lo que es verde urbano por ejemplo, realmente se ve el objetivo para el cual fue creado el Instituto: pensar a largo plazo y poner a Rafaela en la vanguardia de la sustentabilidad”, señaló. Además, “seguimos trabajando en el plan de adaptación de arbolado”, y “creo que el verde urbano va a ser este año uno de los temas fuertes a trabajar, pensando en la adaptación de la ciudad a lo que es el cambio climático”. Aun así, reconoció que también buscan “fortalecer el lazo que tiene la sociedad con el árbol, que se entienda que el árbol es el elemento más importante  de mitigación frente al cambio climático”.
Por otro lado, con la Secretaría de Desarrollo e innovación, “está el tema de pensar en una economía azul, y cómo se cambia el modelo de producción y consumo, cómo a un residuo lo podemos transformar en una materia prima”, entre otras cosas que mencionó, tales como el trabajo que se realiza cotidianamente en el Parque Tecnológico de Reciclado.
Además del verde urbano, el IDS trabaja sobre otros ejes de acción. “El más fuerte y que es transversal a nosotros es el eje de educación y comunicación ambiental, que se trabaja mucho con las escuelas. Este año tenemos el desafío de empezar a trabajar más fuerte con las instituciones. Ya llevamos adelante el programa del papel, que tiene separación en origen y entrega de papel blanco, así que la idea es sumar cuidado del agua y de la energía”. También mencionó las muestras de arte sustentable y las visitas al Complejo Ambiental, espacio al que el año pasado concurrieron más de dos mil personas.
“Otro eje es el del agua, que tal vez es uno de lo que más nos cuesta abarcar porque falta la obra más importante”. Pero señaló que “este año, en tres meses, hicimos 24 auditorías de grandes consumidores de agua”.
Por otro lado, se encuentra el eje de las energías renovables. “Fue un desafío importante por todo el cambio que hubo a nivel nacional. La idea también es sumar el tema de auditorías en industrias. Estamos evaluando si firmamos un convenio con alguna institución educativa. También continuaremos también con la capacitación de instalación de colectores solares”.
En el caso de la gestión integral de los residuos, destacó la articulación público- privada; y en el caso de la movilidad, remarcó la promoción del uso de la bicicleta desde el IDS, y el logro del boleto educativo, que contribuyen a usar en menor medidas vehículos como autos o motos.
“En cada uno de los ejes tenemos varias acciones específicas, pero yo creo que el concepto de sustentabilidad, no solo pensado desde lo ambiental sino también desde lo social y lo económico, es lo que nos da una verdadera ciudad sustentable. Y el tema de la economía circular o azul, nos lleva a abarcar todo lo que nos interesa. Por eso es que tenemos que pensar todos los ejes de acción desde ese lugar”, opinó.

Rafaela, ciudad a imitar

Fue de público conocimiento que durante 2016, se han contactado con el Municipio local referentes o funcionarios de otras localidades con el objeto de conocer en profundidad la política ambiental que se trabaja en la ciudad. Consultada al respecto, Caruso comentó la experiencia: “nos pasó mucho en materia de gestión integral de residuos, siempre el primer contacto es por eso, y sobre todo por conocer cómo llegamos al destino con el tema de la separación en origen. Muchas veces tiene que ver con la idiosincrasia de la ciudad y con cuestiones culturales. En Rafaela el modelo funciona gracias a la participación ciudadana”.
Por otro lado, comentó que “también interesó mucho el modelo de creación del Instituto: cómo la ciudad aceptó de desafío de trabajar la cuestión ambiental de acá a un futuro, más allá de las gestiones. Ese es el desafío que tuvo Luis (Castellano): de avanzar sobre una Ordenanza que cree el Instituto, para asegurarse que Rafaela siempre trabaje la temática ambiental. Por eso creo que muchas cosas que se están haciendo hoy, en un futuro van a tener más visibilidad”.
En este sentido, y citando la encíclica Laudato Si del Papa Francisco, la funcionaria planteó: “¿por qué muchas veces los gobiernos no trabajan la cuestión ambiental? Por la urgencia de lo político, de que en cuatro años de gestión no se ven los resultados que se quieren quizás para una campaña. En cambio, esto demuestra otro compromiso social y político con la cuestión de la sustentabilidad”, valoró.

El objetivo final

“Nosotros creemos que el objetivo es poder lograr que Rafaela sea una ciudad sustentable que se pueda planificar desde todos los lugares. Por eso, antes no trabajábamos tan fuerte lo que es el desarrollo económico y hoy si tiene un lugar fundamental. Nos vamos adaptando al modelo de ciudad. Apuntamos a que la sustentabilidad sea transversal a todas las líneas de acción. Cuando se logra cambiar la cabeza, termina siendo también un beneficio económico no solamente ambiental. Y lograr que la gente perciba eso es también un desafío”, finalizó.

Leave a Reply

(required)

(required)