Un paso fundamental para un futuro sustentable

29 de septiembre de 2014

Andrés Racchella.- Nuestra  ciudad tiene permanentemente   sorpresas en lo que se refiere a   innovaciones tecnológicas y desarrollos   científicos. Pero no todos   adquieren la difusión que en   realidad merecen. Por eso es que   habiendo escuchado sobre la instalación   de un “biodigestor” en el   Parque Tecnológico de Reciclado   de Rafaela (PTRR), Diario CASTELLANOS   comenzó a indagar   sobre este tema de tanta trascendencia.    En especial, cuando se   sabe que uno de los desafíos de   nuestro país es lograr el autoabastecimiento   energético y reducir   las importaciones de energía   que por supuesto se pagan en   dólares en el mercado internacional.    “Rafaela más sustentable” es   un programa de la Municipalidad   con apoyo de instituciones   gubernamentales y privadas,   que en conjunto desarrollan distintos   proyectos dentro del campo,   (con permiso a la redundancia),   del desarrollo sustentable   local.   Además el programa “impulsa   junto a las Secretarías del   Municipio la mejora de servicios,   como la recolección diferenciada   de residuos y busca una concientización   permanente de los   rafaelinos en la mejora del   hábitat”, según una reciente reflexión   del secretario de Servicios   públicos y Medio ambiente Daniel   Manera.    El funcionario posibilitó a este  Diario el contacto con operadores   del programa para que se brinde   la información sobre este tema   que sin duda está a ser llamado   de gran trascendencia en el futuro   de nuestra ciudad. Por ende,   merece un apoyo entusiasta por   parte de los que la integran, la   quieren, y, fundamentalmente,   piensan en el futuro de sus hijos,   nietos…

Los detalles.   Aquí se pone a disposición y   consideración de nuestros lectores   una síntesis del proyecto que   ilusiona con fundamentos, tanto   dentro del Municipio como en la   Universidad Tecnológica Nacional,   y que sin duda llamará la   atención de los conciudadanos   comprometidos con la calidad del   medio ambiente.   El biometano está llamado   a convertirse en una alternativa   energética en el   futuro cercano. Su inyección   en la red de gas natural o su   uso como combustible vehicular   es una realidad en muchos países   como Holanda o Suecia que   han apostado por el uso de   biometano en todo tipo de vehículos,   sin embargo, en Argentina,   no se ha desarrollado todo   su potencial. El biometano es   el resultado de la purificación   del biogás. Se obtiene de la   biodegradación de la materia   orgánica en ausencia de oxígeno   (esto es, en un ambiente   anaeróbico). La materia orgánica   más abundante y económica   del país proviene de los   residuos industriales, agropecuarios   y domiciliarios. El   biogás está formado por metano   CH4, dióxido de carbono   CO2y trazas de otros gases   como nitrógeno N2, sulfuro de   hidrógeno H2S, vapor de agua,   partículas, entre otros, de tal   manera que cuando se separa   el metano CH4del resto de los   gases, se consigue el biometano.

Importación y finitud   del recurso.   Actualmente la Argentina   importa 10.430 millones m3 de   gas natural, con un costo anual   que supera los 4.690 millones de   dólares. El origen de gas consumido   en el país procede de fuentes   no renovables, y su combustión   contribuye a incrementar   los gases de efecto invernadero   que originan los fenómenos de   cambio climático. En cambio la   producción de biometano, requiere   como fuente de energía renovable,   residuos orgánicos de origen   industrial, agropecuario y   domiciliario o bien existe la posibilidad   del desarrollo de cultivos   energéticos como materia prima.   Cabe señalar que la disposición   final de los residuos orgánicos   en nuestro país resulta una   asignatura pendiente, siendo esta   una alternativa viable para su   valorización energética, reduciendo   así su impacto negativo en el   ambiente y en la salud de las   personas. En el caso del biometano   siendo de origen renovable   las emisiones netas de gases   de efecto invernadero son prácticamente   nulas. La posibilidad de   su producción distribuida en el   territorio permitiría alimentar   con bajos costos de transporte las   estaciones de GNC vehicular,   sustituyendo en una primera   etapa el 10% de GNC por   Biometano, al igual que ocurre   actualmente con la sustitución   del diésel por biodiesel.   En síntesis, la producción de   biogás y biometano no sólo constituye   una alternativa de producción   de energía limpia y renovable,   sino que, además, facilita   el tratamiento adecuado de los   residuos orgánicos a partir de los   cuales se origina.

Un camino firme.   En este contexto, la UTN   Rafaela se asoció con diferentes   entidades públicas y privadas,   para desarrollar nada menos   que la primera experiencia   del país en la incorporación   del biometano en la cadena   energética local (a través   de GNC vehicular). Logrando   así beneficios energéticos,   ambientales, científicos, productivos,   económicos, sociales,   laborales, institucionales y por   sobre todo tecnológicos debido al   desarrollo de una planta de biogás   y un sistema de un sistema de   filtrado de gases para obtención   de biogás purificado (biometano).   El proyecto, ha finalizado   con éxito una primera etapa   de construcción de la planta   de biogás contando con el   co-financiamiento de la Secretaría   de Ambiente y Desarrollo   Sustentable de la   Nación (80%) y la Municipalidad   de Rafaela (20%). Desde   el 1 de setiembre se encuentra   en régimen de producción   de biogás, y para su   operación y puesta a punto   esta en contacto con el apoyo   científico-tecnológico y   empresarial del INTI, el   INTA, y las empresas Williner   y MeyCo. Actualmente se   encuentra iniciada la segunda   etapa del proyecto, que contempla   el desarrollo del sistema de   purificación de biogás a biometano.   Esta etapa cuenta con el   co-financiamiento del Ministerio   de Ciencia, Tecnología e Innovación   Productiva de la Nación   (Desarrollo Tecnológico Municipal   – DETEM) y se espera involucrar   al sector privado apalancando   recursos que aseguren la   obtención de los resultados del   proyecto: (i) la homologación y   certificación de los procesos y   diseños tecnológicos utilizados en   la planta de biodigestión; (ii) el   diseño, construcción y certificación   del sistema de filtrado de   gases. (iii) la incorporación del   biometano resultante en banco   de prueba para generación de   energía eléctrica, y combustible   vehicular en el sistema de transporte   urbano de la ciudad.

FUETE DIARIO CASTELLANOS. SÁBADO 20 DE SEPTIEMBRE DE 2014.

Leave a Reply

(required)

(required)